FacebooktwitterpinterestmailFacebooktwitterpinterestmail

Si lo cepillamos a menudo no es necesario bañarlo con demasiada frecuencia. No lo bañéis más de cada 3 o 4 semanas. Podéis bañarlo en la bañera de casa o si no hace frió en la terraza o patio. Si recurrís a un profesional de la Peluquería canina tendréis más comodidad y un secado rápido con secadores profesionales (menos tendencia a resfriarse). Utilizad un champú para pieles sensibles y perros de pelo corto. Haced dos enjabonadas dejando actuar el champú si este fuera de tratamiento durante 5 minutos. Secar bien con toallas y no dejar que coja frió. Si queréis proteger las orejas de que entre agua introducirles unas bolas de algodón. Acordaros de enjabonar a conciencia los pliegues del rabo y zona genital, pues ellos no llegan allí a lamerse.

Baños
Etiquetado en: